Porque nada podemos contra la verdad, sino por la verdad. 2 Cor. 13:8 

 

                                                            Sermón en bosquejo

 

          CAMINÓ ENOC CON DIOS

 

   Introducción:

   1. El hombre del que les quiero hablar no aparece muchas

       veces en la Biblia

    1) Lo vemos en unos cuantos vv de Génesis,

    2) Es mencionado en la genealogía del Señor por Lucas,

    3) Judas lo cita en su carta en un pasaje

         interesante pero oscuro

    4) Está en la lista de los héroes de la fe de Hebr 11

2. Este hombre perteneció a la séptima generación desde

    Adán lo que significa que vivió antes del diluvio

4. Aunque no se narra casi nada sobre su vida, ésta está

    resumida brevemente en una de las formas más hermosas 

    que puede haber. Léala en Gen 5.24

5. Por supuesto se trata de una metáfora. Una metáfora

    hermosísima.

    1) Imagínese usted un camino por el cual van  dos, uno

         al lado del otro, platicando tal vez.

    2) Allá van. Un  recodo en el camino ya no nos

         deja verlos.

    3) Uno de ellos es Enoc, ¡el otro es Dios!

6. Hermanos y amigos, Enoc no es el único que

    caminó con Dios.  

    1) También  lo hicieron Abraham, Pablo, Pedro, etc.

    2) Pero  Enoc es el único del que se dice así.

         ― Es  claro que Enoc fue amado y bendecido por

              Dios hasta el punto de que se  lo  llevó sin que

              muriera, (Heb. 11.5). 

         ― ¿Por qué Dios amó tanto así a Enoc? Porque Enoc

              caminó con él.

7. Sería maravilloso que nosotros pudiéramos como Enoc 

    caminar con Dios. 

     ― Seguramente también tendríamos la especial bendición 

          de Dios.

           ― Pero ¿es posible para nosotros caminar

                con Dios? Alégrese: ¡Sí lo es!  

           ― ¿Qué es entonces caminar con Dios?

                 ― Déjenme contestar en varias formas la

                     pregunta al mismo tiempo que examinamos

                     la expresión del pasaje de Gen 5.24

 

Empecemos.

 

I. Note la palabra “caminar”

   1. Esa palabra muestra que la expresión es una

       figura de lenguaje.

        ― No iba Enoc cierto día caminando físicamente

             con Dios, quien es Espíritu y  está en todas partes.            

        ― El “caminar” del   pasaje significa “conducirse”,

             vivir de cierta manera.

   2. Claro, caminar es verbo, es hacer algo, es actuar

   3. Uno no puede caminar si está detenido, si no se mueve.

   4. Para caminar con Dios es necesario accionar,

       movilizarse.

   5. Es claro que ese hacer se refiere a hacer  lo bueno, 

       obedecer, hacer lo que agrada a Dios.

        ― En realidad el pasaje tiene que entenderse

             precisamente así. "Enoc hizo lo que agrada a Dios,

             vivió su vida como Dios quiso que la viviera”.

   6. Eso, amigos y hermanos, es caminar con Dios.

 

Veamos de nuevo la expresión del pasaje:

 

II. Note la palabra “con”

     1. Se trata de una preposición que significa 

         “juntamente, en  compañía” según el diccionario

         1) Un ejemplo: Si alguien nos dice “Juan iba

              caminando con José” inmediatamente entendemos

              que iban caminando juntos, uno al lado de otro.

         2) Es decir, Enoc y Dios iban juntos, uno al

             lado del otro.

     2. Es imposible pensar que uno puede caminar con

         Dios y estar lejos de él.

         1) Uno está lejos de él, cuando anda en el pecado,

              porque el pecado nos separa de Dios

         2) Uno está lejos de él, cuando no acepta la

              invitación divina a acercarse a él

     3. Tampoco puede alguien caminar con Dios, si va por

         otro camino.

          1) Compare  Mt. 7, 13,14, con lo que estamos 

               considerando:

               ― ¡Seguramente  Dios no  aceptará por

                    acompañante a quien va por el camino

                    que conduce a la perdición.

          2) Amos.3.3. Allí Dios les dice a los judíos que

               ellos y él no andarán juntos si no están de acuerdo.

                ― Si ellos no están de acuerdo con él no

                     podrán andar con él.

  

III. Note toda la expresión: “Caminó  Enoc con Dios”

      1. Por supuesto, Dios y Enoc iban juntos porque

          eran amigos

      2. Se entiende que los enemigos no van

          caminando juntos.

      3. Pero mire este pasaje: Sant. 4.4.

           ― Enoc era amigo de Dios porque no era amigo del

                mundo. ¡Enoc no era un hombre  mundano!

      4. Es más, para que Enoc caminara con Dios se

          requirieron al menos dos cosas.

          Una:  Enoc tuvo el deseo de caminar con Dios:

                   ― Enoc decidió que quería caminar con Dios.

          Otra: Dios lo aceptó como compañero. Por decirlo

                   así, le cayó bien el caminante que se acercó a

                   él y lo aceptó como compañero

      5. ¿Por qué pudo Enoc ser aceptado como amigo por

          Dios? La respuesta es clara.

           ― Porque decidió ser bueno y  santo; porque decidió

                esforzarse por parecerse a Dios.

           ― Note este pasaje: 1 Pe. 1.14-16.

      6. Para caminar con Dios es, pues necesario, querer

          ser como él es.

 

Todavía le invito, amado oyente, a hacer algo

más con la frase: 

 

IV. Note el orden de las palabras: “Caminó Enoc

      con Dios”.

      1. No dice, “caminó Dios con Enoc”. Podría, pero no.

      2. Es decir, era Dios quien decidía por donde caminarían.

          1) Es como si Enoc hubiera dicho: “Señor, tú

                      señala el camino; yo te sigo”

          2) Enoc jamás se atrevería a decir:

              — “No, Señor Dios, por  allí no. Vente por acá”.

      3. Entonces la expresión significa: “Caminó Enoc con

          Dios por donde Dios quiso que Enoc le acompañara".

           ― Y haciendo a un lado la metáfora el pasaje nos

                enseña que Enoc vivió una vida de

                obediencia a Dios.

      4. Hoy en día, los hombres que se dicen religiosos en

          lugar de sujetarse a la voluntad de Dios, quieren que

          Dios  se sujete a la voluntad de ellos.

          1) Piensan que ellos pueden inventar la forma de

              servirle y que Dios les  aceptará lo que le a

              ellos se les antoje ofrecerle.

          2) Pero Dios no aceptó la ofrenda de Caín, ni el

              fuego de los sacerdotes Nadab y Abiú.

          3) Si Dios nos acepta, será porque nosotros

              aceptamos hacer su voluntad.

      5. Así pues caminar con Dios es vivir una vida de

          obediencia a Dios.

           ― O dicho de otra manera vivir una  vida de

                obediencia a su palabra.

 

Conclusión:

1. Enoc quiso caminar con Dios, obedeciéndole y

    deseando ser como él.

    ― Eso es lo mismo que nosotros debemos desear.

2. El deseo y el vivir de Enoc agradaron al Señor, quien  

    lo premió.

     ― Si nosotros nos decidimos por una vida de

          santidad y obediencia, también agradaremos al

          Señor,  le tendremos cerca y al final disfrutaremos

           el premio que él tiene para los suyos.

            3. Muchas gracias por su atención. El Señor les bendiga.

 

                                                         Por Jorge Rodríguez Guerrero

 

        Midland, Texas, julio 9, 2004