Porque nada podemos contra la verdad, sino por la verdad. 2 Cor. 13:8

 

 

 

 

 

SERMONES EN BOSQUEJO

 

 

“NUESTRA VIDA ES NEBLINA”

(Sermón para el funeral de una señora inconversa)

 

Introducción:

1. Qué incompetente se siente uno cuando es invitado a

    hablar en una ocasión como esta.

2. ¿Cómo consolar a quienes han sufrido la más grande

    de las pérdidas, la pérdida de su madre? Otros

    serán capaces. Yo no

3. Yo sé qué es esto. Mi madre murió después de una

    larga y dolorosa enfermedad. Entonces, al menos

    puedo decirles a mi amigo ... y sus hermanos que

    yo los comprendo a la perfección.

4. Por otro lado, la ocasión es perfecta para que todos

    los presentes meditemos unos minutos sobre la

    importancia y la trascendencia del acontecimiento que

    nos ha traído hasta este lugar de tristeza

5. Les invito a leer conmigo o escuchar un pasaje de

    la Escritura. Santiago 4.13-17.

6. El pasaje nos invita a meditar en algunas cosas.

 

I. Esta vida es breve e incierta

    1. Es como la neblina que todos hemos observado, dice

        el pasaje

        1. La estamos viendo en cierto momento y segundos

            después ya se desvaneció.

        2. Así es la vida.

    2. Aun en aquellos que logran vivir una larga vida ella es

        realmente muy corta.

        1. Conforme se va uno haciendo viejo entiende mejor

            las palabras del salmista que dijo así. Salmo 90.10-12

        2. Luego, las probabilidades de que la vida nuestra no

            se prolongue tanto, son muy grandes. Usted y yo

            podríamos morir hoy mismo o la semana que

            entra. Hay tantas maneras en que la muerte nos    

            puede sorprender.

 

II. Siendo que nuestra vida es breve e incierta,

    deberíamos hacer lo que casi nadie hace: Aprovecharla

    al máximo. ¿Cómo?

    1. Demostrando amor hacia nuestros seres amados.

    2. Luchando por ser mejores cada día.

    3. Interesándonos en Dios y en las cosas de Dios.

    4. Preparándonos para el momento de morir.

    5. Como acabamos de leer, Salmo 90.12

 

III. Pero, ¿por qué esto tiene que ser así?

    1. Porque la muerte no es el final. Heb. 9.27.

        1. A la muerte le sigue el juicio

        2. Hay dos cosas absolutamente ciertas en

            nuestro futuro: La muerte y el juicio

    2. Porque en ese juicio seremos juzgados por la manera

        en que hayamos vivido, 2 Cor. 5.10.

    3. Porque nuestro destino eterno podría ser

        horrible, Mat. 25.46.

    4. Asegurémonos de que nosotros no perteneceremos a

        los que irán al tormento.

 

IV. Finalmente me gustaría contestar a una pregunta

    que  deberíamos estar haciéndonos todos. ¿Cómo

    podemos usted y yo prepararnos para nuestra propia

    muerte y lo que sigue después?

    1. Interesándonos en Jesús el Salvador.

    2. Decidiendo cambiar nuestra vida para dedicarla al

        servicio del Señor. Hch. 3.19

    3. Escuchen este pasaje: 2 Tes. 1.10,11.

        1. Estoy preguntando: ¿cómo podemos prepararnos?

        2. Ya lo hemos leído: Siendo obedientes al evangelio.

 

Conclusión.

1. La hora que estamos viviendo es una de tristeza, sobre

    todo, para los más cercanos a   (nombre....)

2. Vamos sacando de una experiencia tan triste algo bueno.

3. Vamos atesorando en nuestro corazón lo que hemos

    leído en la preciosa palabra de Dios.

4. Muchas gracias por su atención.

5. El Señor les bendiga y les consuele.