Sermón en bosquejo

 

LA PARÁBOLA DEL

TRIGO Y LA CIZAÑA 

 

Introducción:

1. Se podría decir que Mateo c. 13 es el capítulo de

    las parábolas.

2. Es más, se podría decir que es el capítulo de las

    parábolas del reino.

3. Les invito a que en esta ocasión nos dediquemos 

    a meditar en la parábola del trigo y la cizaña.

4. Esta parábola se lee en los vv 24-30 que les invito a

    buscar y leer ahora mismo.

5. Es una de las pocas parábolas que el Señor

    explicó: Lean los vv 36-43.

6. Esta parábola es muy interesante y puesto que ya

    vimos que el  Maestro la explicó no tiene grandes

    complicaciones.

7. Aun así, es necesario verla con detenimiento porque 

    ya ha sucedido que más de uno ha sacado

    conclusiones equivocadas en cuanto a su enseñanza.

 

I. Comencemos fijándonos en los elementos principales

    de la parábola

   1. Allí está un hombre dueño de un campo, v 24          

       1) Su  campo es propio para la siembra, v. 24

       2) El dueño del campo lo siembra con buena

           semilla, v 24

       3) Se trata de semilla de trigo, v 29

   2. La historia tiene un villano, v 25

       1) Se trata de un personaje malvado:

            — Evidentemente observa de lejos la siembra y se

                  disgusta.

            — Tan sólo de pensar que la siembra de su enemigo

                  resulte exitosa lo llena de enojo.

            — Y se pone a maquinar un plan para echar a perder

                  la siembra de su enemigo.

       2) el enemigo no sólo es malvado: Es inteligente.

           — El plan que elaboró para arruinar la siembra

                nos muestra su sagacidad

       3) Pero además el villano es trabajador

           1.- Consigue semilla de yerba mala,

                 específicamente cizaña        

           2.- El sabe que nadie debe verlo hacer lo que

                 tiene en mente.

                 — Por eso espera la noche

           3.- Y cuando llega la oscuridad se dirige al campo

                 sigilosamente con su carga de semilla                

           4.- Mientras los habitantes de la comarca

                 duermen el malvado se dedica a sembrar su

                 mala semilla.

           5.- Bien podemos imaginarnos que comenzaban a

                 disiparse las tinieblas de la noche en el oriente

                 cuando el hombre se alejó satisfecho de

                 su mala obra.

   3. A su debido tiempo brotan el trigo y la cizaña, v 26

       1) Los siervos del dueño del campo están

            perplejos, v 27

       2) El dueño del campo pronto deduce lo que pasó, v 28

           1.- El sabe que su semilla era buena, no podía 

                 estar mezclada con semilla mala

           2.- Entonces es claro que alguien más sembró la

                 semilla de cizaña

           3.- Tiene que tratarse de un enemigo.             

       3) Los siervos proponen una solución:

            — Arrancar la cizaña que apenas está

                 comenzando a crecer, v 28            

       4) Pero el dueño  desecha la solución propuesta, v 29

            — Como la cizaña está entremezclada con el trigo

                 es imposible arrancarla sin dañar el

                 trigo tierno y en crecimiento 

       5) El dueño tiene una solución distinta y mejor , v 30     

           1.- Esperemos hasta el tiempo de la siega para

                 separar la cizaña del trigo.

           2.- Ya entonces sólo se tendrá que apartar la

                 cizaña y quemarla.

           3.- Habiendo así quedado solamente el trigo

                 maduro, se le llevará al granero del dueño.

 

II. Ayudados por la explicación del Maestro veamos la

     enseñanza de la parábola.

     1. El que siembra la buena semilla es el Hijo del

         Hombre, es decir Jesucristo.

         — La obra salvadora de Cristo, produce la

              existencia de cristianos en el mundo

     2. El enemigo es el diablo, v 39

         1) Que el diablo es el enemigo de Dios es una

              enseñanza clara de la Biblia.

         2) Uno de los nombres más conocidos del

              diablo —Satanás— significa precisamente

              eso: enemigo, adversario

     3. El campo es el mundo, v 38.

         1) El campo es el mundo, no la iglesia.

              — Volveremos a esto después

         2) Cuando uno conecta el v. 38 con el 41, comprende

              que en esta parábola el reino es el mundo.

              — Esto merece que nos detengamos:

              1.- Muchos pasajes de la Escritura nos enseñan

                   que quien tiene en sus manos la marcha de

                   todo en el mundo es Dios.

              2.- El es Señor del cielo y de la tierra.

              3.- “¿No se venden dos pajarillos por un

                    cuarto? Y sin embargo, ni uno de ellos

                    caerá a tierra sin permitirlo vuestro

                    Padre”, Mt 10.29, Américas.

              4.- Aun Satanás necesita el permiso de Dios

                    para actuar.

                    — Los casos de Job y de Pedro zarandeado

                         muestran esta verdad.                   

              5.- Si las cosas en el mundo no son ideales es,

                   entre otras cosas, porque Dios no destruye

                   el libre albedrío de los hombres, muchos

                   de los cuales se dedican al mal.

              6.- Nada  deshace la realidad de que Dios reina,

                   incluyendo aquello pasa en el mundo

                   que no comprendemos.

         3) “El campo es el mundo”, dice la parábola.

              — La parábola no trata de lo que pasa en

                   la iglesia, sino de lo que pasa en el mundo.

              — En todo caso, la iglesia vendría a ser el

                    conjunto de la buena semilla en el mundo

     4. La buena semilla son los hijos del reino, es decir

          los cristianos

          — Sería un grave error identificar la semilla de esta 

               parábola con la semilla de la parábola

               del sembrador.

               1) Allí la semilla es la Palabra de Dios.

               2) Aquí la buena semilla son los cristianos

                   que se encuentran en el mundo.

     5. La cizaña son los hijos del malo, es decir los que

           sirven al diablo.

     6. Nótese una de las enseñanzas principales de

           la parábola:

           1) En este mundo los que sirven a Dios y los

                que sirven al diablo conviven y así será

                hasta el final del tiempo.

           2) Esta convivencia ha sido dispuesta así por el Señor.

           3) A través de la historia algunos que se consideran

                servidores de Dios se han retirado de los hombres

                para vivir en monasterios o en las montañas.

                — Esa es una equivocación crasa y una falta de

                     fe en lo enseñado en esta parábola.

                — Además nótese lo que dijo el Maestro en

                     cuanto a ser la luz del mundo, Mt. 5.14-16.

     7. Pero junto con esta enseñanza hay otra que

         se ha ignorado:

          — Los que sirven a Dios no han de tratar de

               eliminar a los malos del mundo.

         1) En los siglos anteriores, los romanistas, creyéndose

             ser la iglesia verdadera, se esforzaron por erradicar

             de este mundo a los que creían diferentemente.

             — Ellos persiguieron, masacraron y quemaron

                  en la hoguera a todos los que diferían de ellos.

         2) Un caso famoso es el de la matanza de la

              noche de San Bartolomé en Francia.

              — La noche del 23 al 24 de agosto de 1572 fueron

                   masacrados cuando menos 20,000 protestantes

                   en varias ciudades de Francia a manos de

                   los católicos.

              — Cuando la noticia llegó a Roma el Papa

                   Gregorio XIII organizó festejos para celebrar la

                   matanza.

         3) Aun el reformador protestante Juan Calvino

             en Ginebra, adueñado del poder religioso en

             esa ciudad desterró, persiguió, encarceló y hasta

             llevó a la muerte a aquellos que no aceptaban

             vivir dentro de las normas de la iglesia de Calvino.

         4) Esas atrocidades chocan de frente con la enseñanza

             de la parábola del trigo y la cizaña.

     8. Los cristianos no han hacer nada malo en contra de

         los desobedientes.

         1) Ellos deben esforzarse por convencer a la gente

             de servir a Dios.

         2) Fuera de eso debemos dejarlos en paz y dejar

             el pago al Señor.

         3) Es más, el Señor nos ordena orar por nuestros

             enemigos.

     9. Aquellos enemigos de la disciplina en la iglesia

         que se basan en esta parábola para decir que hay

         que dejar a los malos elementos dentro de

         la comunión se equivocan rotundamente:

         1) Por un lado, la parábola trata de la convivencia

              en el mundo de cristianos y no cristianos

         2) Por otro, esa interpretación haría que la Palabra

              se contradijera:

              — Hay muchos y muy claros pasajes que

                   ordenan la disciplina en la iglesia que

                   incluye la excomunión: Mt 18-15-18; 1 Co 5;

                   2 Tes. 3.6 y sig; Tito 3.10,11, etc.

   10. Tal vez la enseñanza más obvia de la parábola es

         acerca de lo que sucederá al final de los tiempos.

         1) v 39. Será el día de la siega

         2) vv 40,41. En la siega al fin del mundo habrá una

             separación entre los de Dios y los del diablo   

         3) v. 42. Ese día los servidores de Satanás serán

               echados en el horno de fuego.

         4) v 43. Ese día los que sirven a Dios serán

             llevados al Reino eterno de Dios, donde

             experimentarán la gloria.

         5) Esta enseñanza de la parábola se repite a través de

             la Escritura

 

Conclusión:

1. Es la voluntad de Dios que los hijos del reino y los

    hijos del malo convivan en este mundo hasta el

    final, cual el trigo y la cizaña en un campo.

2. Pero llegará el tiempo en que esa convivencia llegará

    a su fin cuando los piadosos sean llevados al cielo y los

    impíos reciban el castigo por su desobediencia.

3. Hay dos verdades escriturales que la parábola no

    pudo incluir:

    1) El elemento de extemporaneidad de su enseñanza:

        1.- Cristo siempre está sembrando la buena semilla, es

             decir, su obra redentora siempre está produciendo

             cristianos en el mundo.

        2.- Satanás siempre está sembrando la cizaña en

             el campo; siempre hay nuevos hijos del malo

             en el mundo.

    2) La otra verdad no incluida es que todo cristiano

        que surge en el mundo es un hijo del malo convertido

        en buena semilla por su obediencia al evangelio.       

4. Esas realidades espirituales no incluidas en la parábola 

    muestran lo enseñado en muchas partes de la

    Palabra de Dios:

    — Toda persona tiene la posibilidad y el deber de permitir

          que el Señor lo convierta en  trigo de su campo.         

5. Es por eso que continuamos invitándole, amigo

    visitante, a que venga al Señor en obediencia, dándole

    la espalda al enemigo de Cristo y de nuestras almas.

6. Cantemos un himno que invite a la obediencia.

 

                                             Por Jorge Rodríguez Guerrero

 

Guadalajara, México, octubre 10, 2011